INSPIRA

Muchos son los maestros que han guiado nuestros pasos; la sabiduría que transmiten sus palabras, nos acompaña en la exploración de nuestro propio camino espiritual.   Hoy, con motivo de esta “Sagrada Época” usando palabras de Yogananda, época de luz y de re-nacimiento, te compartimos algunas “verdades” espirituales, palabras que nos sostienen, nos detienen o impulsan en muchos instantes de la vida.  Disfruta estas 7 frases, esperamos que también te sirvan de inspiración…

 

Paramahansa Yogananda, yogui y gurú hindú (1893-1952).  Autor de AutoBiografía de un Yogui,  hermoso relato del camino espiritual. Es además, un propagador del Yoga en Occidente.

 

 

La siguiente frase es de Amma (madre) o  Sri Mata Amritanandamayi Devi, líder espiritual hindú.  Nació en Kerala hace 62 años y comparte un mensaje de Amor, Compasión y Esperanza a través de abrazos. Se estima que ha abrazado a más de 30 millones de personas en todo el mundo.

Y a nosotros el YOGA, nos hace INMENSAMENTE felices!!! Una de las razones, nos la ofrece Patanjali, con ésta, nuestra 3RA frase.  A este sabio, se le atribuye la autoría de los Yoga Sutras (base filosófica del Yoga).

 

 

Otra de nuestras fuentes de inspiración es el Baghavad Gita, un texto sagrado que narra un extraordinario diálogo en el que Krishna (maestro) inspira con su sabiduría divina a su discípulo Arjuna.

 

 

Son muchos los sabios consejos de Krishna en este relato, pero elegimos estas palabras que nos recuerdan, a diario, una de las tareas más complejas de cumplir:  mantener la tranquilidad frente a cualquier circunstancia que nos traiga la vida.

 

Palabras de Carl Jung, fundador de la escuela de psicología analítica y Ghandi, pacifista hindú, motivan nuestro día a día, nuestra labor terapéutica, el compartir y los encuentros o, también desencuentros, con familiares, amigos  y con cada uno de esos SERES con los que nos cruzamos aunque sea por un instante.

La última frase que te compartimos hoy, es del maestro del amor… Jesús; quien nos recuerda la importancia de conectar siempre con el amor incondicional o “metta” una de las grandes enseñanzas que también nos dejó Buda.